jueves, 22 de septiembre de 2016

ENCUENTRO DE NUEVOS

Un año más os invitamos al Encuentro de Nuevos Voluntarios.

Aquellos que estéis interesados o sepáis de alguien; por favor, no dudéis en poneros en contacto con nosotros.

Os presentamos los carteles de este nuevo curso.





Os pedimos que los paséis si es posible. Un fuerte abrazo

miércoles, 8 de junio de 2016



Hola amig@a, herman@s y compañer@s del Voluntariado Misionero!

Os invitamos a seguir nuestras páginas en redes sociales y a que las compartais con vuestras amistades o con aquell@s que conozcais.

Blogger
http://vmanamogas.blogspot.com.es/

Twitter
https://twitter.com/VMANAMOGAS

Facebook
https://www.facebook.com/voluntariadomisionero.mariaanamogas

Google+
https://plus.google.com/u/0/

Si alguien está interesado en nuestra oferta de voluntariado y la formación que damos, pueden escribir email a: vmanamogas@gmail.com o por medio de las mismas redes sociales.

¡Saludos!


Paz y Bien!

viernes, 11 de marzo de 2016

Encuentro Zona Galicia

Después de poco  más de dos meses, parte de los integrantes del Voluntariado Franciscano María  Ana Mogas de la zona Galicia se reunió, esta vez con un pequeño grupo de nuevas caras, llegadas desde  Ourense y que con mucha alegría, se han incorporado recientemente a la gran familia a la que pertenecemos.
Después de una breve presentación comenzamos la jornada con una oración conjunta, esa oración que nos ayuda a conectar con  el presente, de esta forma conseguimos dar lo mejor de nosotros mismos acompañados de la fe que nos caracteriza.

Posteriormente  Ana nos introdujo en el tema a tratar de  este año, para ello nos mostró  una presentación de los talleres realizados  el pasado mes de noviembre en Madrid, donde se anunció que La comunicación para el desarrollo es un tema verdaderamente relevante en la sociedad actual y para los países en desarrollo.

Una vez situados en contexto, nos separamos por grupos para realizar el primer taller, en donde a través de un mismo texto con diferentes cuestiones deberíamos llegar a conclusiones que favoreciesen una mejor gestión de los problemas que se nos presentaban, una vez llegado a nuestro fin, expusimos nuestras  conclusiones y nos enriquecimos con la visión conjunta de ambos grupos.

A media mañana salimos para compartir en familia la eucaristía y la comida, durante la cual pudimos conocernos un poco más.

Llegó la tarde y con ella, nos metimos de lleno en un nuevo taller, esta vez trataríamos diferentes textos sobre la comunicación, algunos de mejor comprensión que otros,  una vez trabajado sobre estos tuvimos una puesta en común lo cual nos ayudó a ver como a día de hoy, a pesar de que la comunicación puede estar intoxicada, podemos llegar más fácilmente a ella, utilizando siempre una mirada crítica sobre todo aquello que leemos.

Sabemos que podríamos seguir por muchas horas hablando de este tema, pero teníamos algo pendiente, se trataba del proyecto con el cual nos hemos comprometido desde el voluntariado, “La casa Joven de San Pedro en Misiones, Argentina”, donde el crecimiento de las drogas entre los jóvenes de esta comunidad se está extendiendo preocupadamente muy rápido. María y Ana nos situaron en el lugar, hablándonos en primera persona de su experiencia en el terreno, gracias a ello pudimos comprender como se está dando esta situación. A partir de ahí  se dieron una  lluvia de ideas, para recaudar fondos y difundir este bello proyecto, discutimos sobre la viabilidad de estas ideas y finalmente nos llevamos algo de deberes para casa, pero antes María nos sumergió un poco más en la gran familia franciscana, que no se olvida de llegar a todos nosotros, con algún que otro encuentro lleno de espiritualidad y amor por los demás.










lunes, 11 de enero de 2016

ENCUENTRO VM 27-29 NOVIEMBRE 2015

ENCUENTRO VM: “INFÓRMATE PARA EL CAMBIO”
27-29 NOVIEMBRE 2015 (MADRID)



El fin de semana del 27 al 29 de Noviembre tuvo lugar el encuentro de voluntarios. Los primeros empezaron a llegar el viernes para pasar la noche en la Casa Madre, de manera que el sábado a primera hora estábamos todos reunidos en la sala.


Comenzamos con una oración y una dinámica de presentación, seguido de una interesante charla sobre el tema: Comunicación para el desarrollo.

                                        

Se nos presentaron los rasgos generales de un extenso documento en el que estaban recogidas varias propuestas de mejora de determinadas ciudades o pueblos. En ellas, pudimos ver como una gran cantidad de comunidades de personas se ven beneficiadas una mejora en los medios de comunicación; como, por ejemplo, la creación de un periódico local puede aumentar la calidad de vida de las personas, especialmente de los universitarios estudiantes de periodismo.

 

A continuación, tras un breve descanso, nos dividimos en grupos para proponer posibles maneras de mejorar la calidad de vida de los lugares en los que algunos miembros del voluntariado han estado de misiones. En nuestro caso, gracias la experiencia de Roberto en Venezuela, pudimos apreciar la gran ayuda que supondría tener una radio local, de manera que entre los poblados pudieran avisarse de posibles inundaciones, noticias de última hora, o contactar con otros para pedir ayuda médica. También podrían hacerse programas de información especialmente a los jóvenes que comienzan a introducirse en el mundo de las drogas.

Tras poner en común las ideas con el resto de grupos, llegó la hora de comer.

   

Al volver al salón hicimos unas dinámicas de grupo que Ana nos propuso. Fue realmente divertido ver las figuras que formamos siguiendo sus órdenes de “4 manos y 6 pies”, o ver como conseguimos meter al menos un pie de unas 15 personas en una hoja de periódico jugando al “juego de las sillas”.

Un rato después Sofía nos contó su bella experiencia de voluntariado en Bolivia. Fue un relato muy bonito no solo por lo que nos contó, sino por la manera en que lo hacía, ya que se notaba la emoción y la ilusión en sus palabras.


A continuación tuvimos un tiempo de debate, una especie de mesa redonda con una periodista con la que debatimos sobre el impacto de los medios de comunicación en nuestras vida y como influyen en nuestras ideas. A mi modo de ver este fue un debate interesante y que debemos ir sacando a relucir y no dejar en el olvido, ya que personalmente me hizo ver la importancia de estar no solo informado, sino bien informado.

Tras un descanso nos pusimos manos a la obra: preparamos bocadillos y zumos y salimos a la calle en busca de personas que nos necesitaran. Nos juntamos con los voluntarios del proyecto “Ésta es tu casa”, y dividiéndonos en dos grupos fuimos por las calles de madres buscando gente sin hogar a los que poder dar cena y compartir con ellos un tiempo de diálogo.

Con una divertida cena todos juntos dimos por terminado el sábado.

El domingo comenzó con una oración en la que se nos entregaron unas gafas que tuvimos que completar con lo que nosotros creemos que nos provoca ceguera, planteándonos como objetivo quitarnos la venda de los ojos y cambiar esas cosas que nos dificultan seguir adelante con paz.

A continuación Lina nos contó su bonita experiencia de voluntariado en Fátima, Portugal. Con su testimonio se pudo percibir la actitud de entrega y lo mucho que disfrutó la experiencia.


Para terminar, recibimos la visita de Puri, que nos ofreció la posibilidad de participar en uno de los proyectos de Ladesol y tras un rato de indecisión nos decidimos por la creación de un hogar en Argentina de prevención de drogas.


Para terminar, concluimos el encuentro con la Eucaristía.


A nivel personal, decir que estoy encantada de formar parte de este grupo y de conocer a todas las personas que pudieron venir. Espero que al próximo nos encontremos todos.

Un abrazo,

Bea.

viernes, 8 de enero de 2016

Evangelio domingo 10 de enero de 2016. Bautismo del Señor (C). José Antonio Pagola: Nueva espiritualidad.



origen imagen: Fano

10 de enero de 2016. Bautismo del Señor (C). Lucas 3, 15-16. 21.22

"En aquel tiempo, el pueblo estaba en expectación y todos se preguntaban si no sería Juan el Mesías. Él tomó la palabra y dijo a todos:
- Yo os bautizo con agua; pero viene el que puede más que yo, y no merezco desatarle la correa de sus sandalias. Él os bautizará con Espíritu Santo y fuego.
En un bautismo general, Jesús también se bautizó. Y, mientras oraba, se abrió el cielo, bajó el Espíritu Santo sobre él en forma de paloma, y vino una voz del cilo:
- Tú eres mi Hijo, el amado, el predilecto."



"NUEVA ESPIRITUALIDAD

"Espiritualidad" es una palabra desafortunada. Para muchos sólo puede significar algo inútil, alejado de la vida real. ¿Para qué puede servir? Lo que interesa es lo concreto y práctico, lo material, no lo espiritual.

Sin embargo, el "espíritu" de una persona es algo valorado en la sociedad moderna, pues indica lo más hondo y decisivo de su vida: la pasión que la anima, su inspiración última, lo que contagia a los demás, lo que esa persona va poniendo en el mundo.

El espíritu alienta nuestros proyectos y compromisos, configura nuestro horizonte de valores y nuestra esperanza. Según sea nuestro espíritu, así será nuestra espiritualidad. Y así será también nuestra religión y nuestra vida entera.

A nuestra vida, para ser humana, le falta una dimensión esencial: La interioridad. Se nos obliga a vivir con rapidez, sin detenernos en nada ni en nadie, y la felicidad no tiene tiempo para penetrar hasta nuestra alma. Pasamos rápidamente por todo y nos quedamos casi siempre en la superficie. Se nos está olvidando escuchar y mirar la vida con un poco de hondura y profundidad.

El silencio nos podría curar, pero ya no somos capaces de encontrarlo en medio de nuestras mil ocupaciones. Cada vez hay menos espacio para el espíritu en nuestra vida diaria. Por otra parte, ¿quién se atreve a ocuparse de cosas tan sospechosas como la vida interior, la meditación o la búsqueda de Dios?

Los textos que nos han dejado los primeros cristianos nos muestran que viven su fe en Jesucristo como un fuerte"movimiento espiritual". Se sienten habitados por el Espíritu de Jesús. Solo es cristiano quien ha sido bautizado con ese Espíritu. «El que no tiene el Espíritu de Cristo no le pertenece». Animados por ese Espíritu, lo viven todo de manera nueva.

Lo primero que cambia radicalmente es su experiencia de Dios. No viven ya con «espíritu de esclavos», agobiados por el miedo a Dios, sino con «espíritu de hijos » que se sienten amados de manera incondicional y sin límites por un Padre. El Espíritu de Jesús les hace gritar en el fondo de su corazón: ¡Abbá, Padre! Esta experiencia es lo primero que todos deberían encontrar en las comunidades de Jesús.

Cambia también su manera de vivir la religión. Ya no se sienten «prisioneros de la ley», las normas y los preceptos, sino liberados por el amor. Ahora conocen lo que es vivir con «un espíritu nuevo», escuchando la llamada del amor y no con «la letra vieja», ocupados en cumplir obligaciones religiosas. Éste es el clima que entre todos hemos de cuidar y promover en las comunidades cristianas, si queremos vivir como Jesús.

Descubren también el verdadero contenido del culto a Dios. Lo que agrada al Padre no son los ritos vacíos de amor, sino que vivamos «en espíritu y en verdad». Esa vida vivida con el espíritu de Jesús y la verdad de su evangelio es para los cristianos su auténtico «culto espiritual».

No hemos de olvidar lo que Pablo de Tarso decía a sus comunidades: «No apaguéis el Espíritu». Una iglesia apagada, vacía del espíritu de Cristo, no puede vivir ni comunicar su verdadera Novedad. No puede saborear ni contagiar su Buena Noticia. Cuidar la espiritualidad cristiana es reavivar nuestra religión."

José Antonio Pagola.

Origen post:
Grupos de Jesús
Parroquia San Vicente Mártir de Obando - Bilbao.

jueves, 31 de diciembre de 2015

Evangelio domingo 3 de enero de 2016. 2 Domingo después de Navidad. José Antonio Pagola: ¿Qué familia?.





origen imagen: Fano

3 de enero de 2016. 2 Domingo después de Navidad. Juan 1, 1-18

"En el principio ya existía la Palabra, y la Palabra estaba junto a Dios, y la Palabra era Dios.
La Palabra en el principio estaba junto a Dios.
Por medio de la Palabra se hizo todo, y sin ella no se hizo nada de lo que se ha hecho.
En la Palabra había vida, y la vida era la luz de los hombres. La luz brilla en la tiniebla, y la tiniebla no la recibió.
La Palabra era la luz verdadera, que alumbra a todo hombre. Al mundo vino, y en el mundo estaba; el mundo se hizo por medio de ella, y el mundo no la conoció. Vino a su casa, y los suyos no la recibieron. Pero a cuantos la recibieron, les da poder para ser hijos de Dios, si creen en su nombre.
Éstos no han nacido de sangre, ni de amor carnal, ni de amor humano, sino de Dios.
Y la Palabra se hizo carne y acampó entre nosotros, y hemos contemplado su gloria: gloria propia del Hijo único del Padre, lleno de gracia y de verdad.
Juan da testimonio de él y grita diciendo: - Éste es de quien dije: «El que viene detrás de mí pasa delante de mí, porque existía antes que yo».
Pues de su plenitud todos hemos recibido, gracia tras gracia, porque la ley se dio por medio de Moisés, la gracia y la verdad vinieron por medio de Jesucristo.
A Dios nadie lo ha visto jamás. Solo Jesús, el Hijo único de Dios, es «quien lo ha dado a conocer»."



"RECUPERAR A JESÚS

Los creyentes tenemos múltiples y muy diversas imágenes de Dios. Desde niños nos vamos haciendo nuestra propia idea de él, condicionados, sobre todo, por lo que vamos escuchando a catequistas y predicadores, lo que se nos transmite en casa y en el colegio o lo que vivimos en las celebraciones y actos religiosos.

Todas estas imágenes que nos hacemos de Dios son imperfectas y deficientes, y hemos de purificarlas una y otra vez a lo largo de la vida. No lo hemos de olvidar nunca. El evangelio de Juan nos recuerda de manera rotunda una convicción que atraviesa toda la tradición bíblica: «A Dios no lo ha visto nadie jamás».

Los teólogos hablamos mucho de Dios, casi siempre demasiado; parece que lo sabemos todo de él: en realidad, ningún teólogo ha visto a Dios. Lo mismo sucede con los predicadores y dirigentes religiosos; hablan con seguridad casi absoluta; parece que en su interior no hay dudas de ningún género: en realidad, ninguno de ellos ha visto a Dios.

Entonces, ¿cómo purificar nuestras imágenes para no desfigurar de manera grave su misterio santo? El mismo evangelio de Juan nos recuerda la convicción que sustenta toda la fe cristiana en Dios. Solo Jesús, el Hijo único de Dios, es «quien lo ha dado a conocer». En ninguna parte nos descubre Dios su corazón y nos muestra su rostro como en Jesús.

Dios nos ha dicho cómo es encarnándose en Jesús. No se ha revelado en doctrinas y fórmulas teológicas sublimes sino en la vida entrañable de Jesús, en su comportamiento y su mensaje, en su entrega hasta la muerte y en su resurrección. Para aproximarnos a Dios hemos de acercarnos al hombre en el que él sale a nuestro encuentro.

Siempre que el cristianismo ignora a Jesús o lo olvida, corre el riesgo de alejarse del Dios verdadero y de sustituirlo por imágenes distorsionadas que desfiguran su rostro y nos impiden colaborar en su proyecto de construir un mundo nuevo más liberado, justo y fraterno. Por eso es tan urgente recuperar la humanidad de Jesús.

No basta con confesar a Jesucristo de manera teórica o doctrinal. Todos necesitamos conocer a Jesús desde un acercamiento más concreto y vital a los evangelios, sintonizar con su proyecto, dejarnos animar por su Espíritu, entrar en su relación con el Padre, seguirlo de cerca día a día. Ésta es la tarea apasionante de una comunidad que vive hoy purificando su fe.Quien conoce y sigue a Jesús va disfrutando cada vez más de la bondad insondable de Dios.

El Dios escondido no es un Dios ausente. En el fondo de la vida, detrás de las cosas, en el interior de los acontecimientos, en el encuentro con las personas, en los dolores y gozos de la existencia, está siempre el amor de Dios sustentándolo todo. Nos lo recuerda san Juan de la Cruz: "el mirar de Dios es amar"."

José Antonio Pagola.

Origen post:
Grupos de Jesús
Parroquia San Vicente Mártir de Obando - Bilbao.

viernes, 25 de diciembre de 2015

Navidad, algo más que el solsticio de invierno. El vientre materno. (Blas Silvestre)




origen imagen: Jakob y/o Hans Strüb, La Visitación, c. 1505

Navidad, algo más que el solsticio de invierno
El vientre materno

La antropología bíblica arraiga en la raíz más profunda y constitutiva del ser humano. Ante el secuestro de la Navidad, estas citas bíblicas nos ayudan a profesar una tradición que tiene en cuenta ante todo a la persona humana en su integridad. No está de más fortalecer nuestras convicciones.

El relato de la visita de María a Isabel (Lc 1, 39-48) está marcado por un símbolo delicado y fundamental. El niño (Juan Bautista) saltó de alegría en el “vientre” de Isabel. Esta última, dirigiéndose a María, le dice con una bendición: “¡Bendito el fruto de tu vientre!”. El vientre es un símbolo delicado y fundamental, no sólo porque es imagen de ternura y fecundidad sino también porque es el signo de la vida.

En él tiene sus raíces la vida física de la criatura y en el seno de la madre la Biblia pone en acción al mismo Creador, como canta en una bella estrofa el Salmo 138:

“Tú has creado mis entrañas, me has tejido en el seno materno. Te doy gracias porque me has escogido portentosamente, porque son admirables tus obras, conocías hasta el fondo de mi alma, no desconocías mis huesos. Cuando en lo oculto me iba formando, y entretejiendo en lo profundo de la tierra, tus ojos veían mis acciones, se escribían todas en tu libro, calculados estaban mis días antes que llegase el primero.”

Las palabras del salmista nos permiten comprender otro valor del símbolo “seno/vientre”: él no es sólo la raíz del hilo de la vida; es también la raíz de la vocación divina de todo hombre y mujer, es decir, de su misión en la historia. Conocemos la declaración que el Señor hará al joven Jeremías el día de su llamada (1,5):

“Antes de formarte en el vientre, te escogí, antes que salieras del seno materno, te consagré”.

Lo mismo sucederá con el Bautista “lleno del Espíritu Santo ya en el vientre de su madre” (Lucas 1,15), más tarde recibirá María el elogio del vientre de su madre: “Dichoso el vientre que te llevó…" (Lc 11, 27) y con Pablo, convencido de haber sido “elegido desde el vientre de su madre” (Gálatas 1,15).

Una sencilla lección de antropología bíblica que recorre la vida del hombre desde su concepción hasta su entrega a los demás por amor, por puro y sencillo amor. Feliz Navidad, amigos.

Blas Silvestre, Navidad 2015

jueves, 24 de diciembre de 2015

Noche de Paz... noche de Amor...

Desde el Voluntariado Misionero de Las Hermanas Franciscanas Misioneros de la Madre del Divino Pastor os deseamos a todos que tengás una gran noche, en la cual el Redentor del Mundo nazca en nuestro corazón y nos alumbre con su luz y palabra.


¡FELIZ NAVIDAD!

Evangelio domingo 27 de diciembre de 2015. La Sagrada Familia (C). José Antonio Pagola: ¿Qué familia?


.


origen imagen: Fano

27 de diciembre de 2015. La Sagrada Familia (C). San Lucas 2, 41-52

"Los padres de Jesús solían ir cada año a Jerusalén por las fiestas de Pascua. Cuando Jesús cumplió doce años, subieron a la fiesta según la costumbre y, cuando terminó, se volvieron; pero el niño Jesús se quedó en Jerusalén, sin que lo supieran sus padres. Estos, creyendo que estaba en la caravana, hicieron una jornada y se pusieron a buscarlo entre los parientes y conocidos; al no encontrarlo, se volvieron a Jerusalén en su busca.
A los tres días, lo encontraron en el templo, sentado en medio de los maestros, escuchándolos y haciéndoles preguntas; todos los que le oían quedaban asombrados de su talento y de las respuestas que daba. Al verlo, se quedaron atónitos, y le dijo su madre: «Hijo, ¿por qué nos has tratado así? Mira que tu padre y yo te buscábamos angustiados». El les contestó: «¿Por qué me buscabais? ¿No sabíais que yo debía estar en la casa de mi Padre?» Pero ellos no comprendieron lo que quería decir. El bajó con ellos a Nazaret y siguió bajo su autoridad. Su madre conservaba todo esto en su corazón. Y Jesús iba creciendo en sabiduría, en estatura y en gracia ante Dios y los hombres."



"¿QUÉ FAMILIA?

Hoy es el Día de la familia cristiana. Una fiesta establecida recientemente para que los cristianos celebremos y ahondemos en lo que puede ser un proyecto familiar entendido y vivido desde el espíritu de Jesús.

No basta defender de manera abstracta el valor de la familia. Tampoco es suficiente imaginar la vida familiar según el modelo de la familia de Nazaret, idealizada desde nuestra concepción de la familia tradicional. Seguir a Jesús puede exigir a veces cuestionar y transformar esquemas y costumbres muy arraigados en nosotros.

La familia no es para Jesús algo absoluto e intocable. Más aún. Lo decisivo no es la familia de sangre, sino esa gran familia que hemos de ir construyendo los humanos escuchando el deseo del único Padre de todos. Incluso sus padres lo tendrán que aprender, no sin problemas y conflictos.

Según el relato de Lucas, los padres de Jesús lo buscan acongojados, al descubrir que los ha abandonado sin preocuparse de ellos. ¿Cómo puede actuar así? Su madre se lo reprocha en cuanto lo encuentra: «Hijo, ¿por qué nos has tratado así? Mira que tu padre y yo te buscábamos angustiados». Jesús los sorprende con una respuesta inesperada: «¿Por qué me buscabais? ¿No sabíais que yo debía estar en la casa de mi Padre?».

Sus padres «no le comprendieron». Solo ahondando en sus palabras y en su comportamiento de cara a su familia, descubrirán progresivamente que, para Jesús, lo primero es la familia humana: una sociedad más fraterna, justa y solidaria, tal como la quiere Dios.

No podemos celebrar responsablemente la fiesta de hoy sin escuchar el reto de nuestra fe. ¿Cómo son nuestras familias? ¿Viven comprometidas en una sociedad mejor y más humana, o encerradas exclusivamente en sus propios intereses? ¿Educan para la solidaridad, la búsqueda de paz, la sensibilidad hacia los necesitados, la compasión, o enseñan a vivir para el bienestar insaciable, el máximo lucro y el olvido de los demás?

¿Qué está sucediendo en nuestros hogares? ¿Se cuida la fe, se recuerda a Jesucristo, se aprende a rezar, o sólo se transmite indiferencia, incredulidad y vacío de Dios? ¿Se educa para vivir desde una conciencia moral responsable, sana, coherente con la fe cristiana, o se favorece un estilo de vida superficial, sin metas ni ideales, sin criterios ni sentido último?"

José Antonio Pagola.


Origen post:
Grupos de Jesús
Parroquia San Vicente Mártir de Obando - Bilbao.

sábado, 12 de diciembre de 2015

Evangelio domingo 13 de diciembre de 2015. 3 de Adviento (C). José Antonio Pagola: Repartir con el que no tiene..





origen imagen. Fano

13 de diciembre de 2015. 3 Adviento (C). Lucas 3, 10-18

"En aquel tiempo, la gente preguntaba a Juan: «¿Entonces, qué hacemos?» Él contestó: «El que tenga dos túnicas, que se las reparta con el que no tiene; y el que tenga comida, haga lo mismo».
Vinieron también a bautizarse unos publicanos y le preguntaron: «Maestro, ¿qué hacemos nosotros?» Él les contestó: «No exijáis más de lo establecido».
Unos militares le preguntaron: «¿Qué hacemos nosotros?» Él les contestó: «No hagáis extorsión ni os aprovechéis de nadie, sino contentaos con la paga».
El pueblo estaba en expectación, y todos se preguntaban si no sería Juan el Mesías; él tomó la palabra y dijo a todos: «Yo os bautizo con agua; pero viene el que puede más que yo, y no merezco desatarle la correa de sus sandalias. Él os bautizará con Espíritu Santo y fuego; tiene en la mano el bieldo para aventar su parva y reunir su trigo en el granero y quemar la paja en una hoguera que no se apaga». Añadiendo otras muchas cosas, exhortaba al pueblo y le anunciaba la Buena Noticia."


"REPARTIR CON EL QUE NO TIENE

La palabra del Bautista desde el desierto tocó el corazón de las gentes. Su llamada a la conversión y al inicio de una vida más fiel a Dios despertó en muchos de ellos una pregunta concreta: ¿Qué debemos hacer? Es la pregunta que brota siempre en nosotros cuando escuchamos una llamada radical y no sabemos cómo concretar nuestra respuesta.

El Bautista no les propone ritos religiosos ni tampoco normas ni preceptos. No se trata propiamente de hacer cosas ni de asumir deberes, sino de ser de otra manera, vivir de forma más humana, desplegar algo que está ya en nuestro corazón: el deseo de una vida más justa, digna y fraterna.

Lo más decisivo y realista es abrir nuestro corazón a Dios mirando atentamente a las necesidades de los que sufren. El Bautista sabe resumirles su respuesta con una fórmula genial por su simplicidad y verdad: «El que tenga dos túnicas, que las reparta con el que no tiene; y el que tenga comida, haga lo mismo». Así de simple y claro.

¿Qué podemos decir ante estas palabras quienes vivimos en un mundo donde más de un tercio de la humanidad vive en la miseria luchando cada día por sobrevivir, mientras nosotros seguimos llenando nuestros armarios con toda clase de túnicas y tenemos nuestros frigoríficos repletos de comida?

Y ¿qué podemos decir los cristianos ante esta llamada tan sencilla y tan humana? ¿No hemos de empezar a abrir los ojos de nuestro corazón para tomar conciencia más viva de esa insensibilidad y esclavitud que nos mantiene sometidos a un bienestar que nos impide ser más humanos?

Mientras nosotros seguimos preocupados, y con razón, de muchos aspectos del momento actual del cristianismo, no nos damos cuenta de que vivimos «cautivos de una religión burguesa». El cristianismo, tal como nosotros lo vivimos, no parece tener fuerza para transformar la sociedad del bienestar. Al contrario, es esta la que está desvirtuando lo mejor de la religión de Jesús, vaciando nuestro seguimiento a Cristo de valores tan genuinos como la solidaridad, la defensa de los pobres, la compasión y la justicia.

Por eso, hemos valorar y agradecer mucho más el esfuerzo de tantas personas que se rebelan contra este «cautiverio», comprometiéndose en gestos concretos de solidaridad y cultivando un estilo de vida más sencillo, austero y humano."

José Antonio Pagola.