lunes, 11 de marzo de 2013


ENCUENTRO DE FORMADORES Y FORMADORAS DE VOLUNTARIADO INTERNACIONAL, 30 de junio- 1 y 2 de julio de 2012 (VOLPA- REDES)








Participamos con mucha alegría, y disfrutamos cantidad Ana Ocaña y Sofi del Equipo, ¡lo repetiremos!

VIERNES

¡Comienza el Encuentro!

Vamos llegando a la casa, con mucho calor, ¡pero contentos y contentas! Hay gente que viene de lejos, que va cargando a su espalda muchas horas de viaje en autobús, pero con una expresión de ilusión, de expectación, de ver qué es lo que va a suceder en estos días de encuentro, de compartir y de dejarse conocer por todos y todas los que estamos coincidiendo en este espacio y en este tiempo.

Disfrutamos de una buena acogida, de habitaciones cálidas (y calurosas) pero muy agradables, y de una estupenda cena que, aparte de abrirnos el apetito en el estómago, también nos hace hambre de encuentro, de poner en común experiencias e inquietudes sobre la formación del voluntariado internacional.

Después de tomar contacto con la casa, con los y las que vamos llegando, nos encontramos en uno de los espacios comunes, la sala amarilla. Aquí nos vemos las caras (muchas con algo de cansancio, pero todas con sonrisa), y nos preguntamos: ¿quiénes son todas estas personas con las que me estoy encontrando?

Entonces, María y Carmen nos proponen una dinámica para saber algo más de la gente con la que vamos a pasar el fin de semana. ¡Pregunta a tu compañero o compañera!
Todos y todas acabamos “encartelados/as” con cosas que nos identifican, que son únicas en nosotros y nosotras, y compartiendo curiosidades, risas y ganas de conocernos, descubrimos mucho de aquellos y aquellas que nos rodean: “Habla Euskera”, “no le gustan los hospitales”, “es una voluntaria total”, “tuvo su experiencia de voluntariado en Burundi”, “es bueno en el cálculo y la síntesis”… estas son sólo algunas de las cualidades que nos pertenecen, y que van abriendo boca para preguntarnos unos a otras sobre nuestras vidas, experiencias… queremos conocernos, y parece que las conversaciones ¡fluyen!.

Tras este espacio de relax, de conocernos, de tomar contacto con la realidad que vamos a vivir estos días, nos disponemos a descansar para empezar el día siguiente con fuerzas y con ánimo. ¡Se nos viene un día intenso!


SÁBADO

Bien tempranito en la mañana nos vamos encontrando, unos antes y otros y otras después en el oratorio que tenemos preparado para dejar un ratito a la oración, meditación, acción de gracias y toma de conciencia del nuevo día. Parece que cuesta, pues todos y todas querríamos haber estirado un poquito más el sueño que tanta falta nos hacía.

Con una meditación guiada, la toma de conciencia de nuestro ser, y una lectura sobre la importancia de dar gracias por la vida que se nos regala, nos disponemos a comenzar con un buen desayuno que nos dé energía para trabajar durante el día. Las charlas continúan, seguimos investigando sobre nuestros compañeros y compañeras, y aquellos que ya nos conocemos, seguimos compartiendo en este primer momento de la mañana.

Pero ya no somos los mismos y mismas que ayer… ¡hay nuevas incorporaciones! Y qué mejor manera de dar la bienvenida a los nuevos y nuevas integrantes del grupo, que refrescando la memoria sobre la presentación del día anterior, y realizando una nueva actividad, para tomarnos el pulso y expresar cómo nos encontramos en ese instante.

¡Una foto de nuestra energía!

Tomando objetos del centro de la sala, nos encontramos con gente que comienza las vacaciones, que viene a aprender, a conocer realidades, a fluir, a comunicarse… y todo esto a través de colores, juguetes, fotos y otros objetos de toda clase y variedad.
Además, como regalo para poder trabajar, si cabe más y mejor, recibimos un detallazo de parte de Carmen y María, la libreta del formador/a. Allí podemos volcar objetivos, expectativas, aprendizajes y vivencias de todo este encuentro.

Para ponernos en dinámica, interactuar entre nosotros y nosotras, jugamos un poco, que nunca viene mal retomar nuestra parte más ilusionada y participativa: hacemos un mapa de nuestras experiencias y vivencias de voluntariado, nos ordenamos y desordenamos alfabéticamente, temporalmente… se van notando los ánimos más caldeados, estamos en movimiento, y seguimos esperando: ¿cómo será el trabajo de hoy?

Nos acompaña durante el día Alfonso López Fando, que nos va a guiar a través del tema de la escucha en el acompañamiento al voluntario o voluntaria internacional. Todos tomamos notas, ya que la escucha es FUNDAMENTAL en el acompañamiento. Rescatamos algunas ideas:

Acompañamiento a la persona en su totalidad
Escucha activa
Acoger el misterio del otro/a
Conectamos emociones, razón, acción
Atreverse a preguntar
Dejarse sorprender

Y además, Alfonso nos brinda una serie de “reglas” para una buena escucha, que nos pueden guiar a la hora de compartir también, y a la hora de saber tomar en nuestras manos, oídos y corazón lo que nos pueden llegar a compartir los voluntarios y voluntarias internacionales: hablar siempre en primera persona del presente, darme cuenta de cómo escucho, cambiar los “peros” por “y”, siempre integrando emociones, y hablar desde el cómo, más que del porqué de los que nos pasa.

Seguimos tomando conciencia de nuestros compañeros y compañeras a través del reconocimiento de su cuerpo: nos dejamos sentir, tocar, reconocer… nos brindamos cariño y soporte.

Siempre haciendo una revisión continua de cómo nos vamos sintiendo con la actividad, qué vamos descubriendo de nosotros y nosotras mismas, qué podemos identificar de nuestras emociones, nos adentramos en la parte práctica de la escucha.
Nos juntamos en grupos de tres personas, y adquiriendo tres roles diferentes (acompañante, acompañado/a y observador/a), realizamos diversos ejercicios de escucha activa… pero ¡no es tan fácil como parece! Primero escuchamos con los ojos vendados, luego escuchamos sin oír a la otra persona (¡sí, escuchar sin oír es posible!), y por último, escuchamos con todo el cuerpo, con las emociones, con la vista, el tacto, el oído, el corazón. Cada rol es importante, y más lo es el identificar cómo nos sentimos al compartir y al escuchar. ¿Habremos captado el mensaje que nos quiere transmitir la otra persona? ¿Habremos conseguido expresar coherentemente con nuestro cuerpo y nuestra boca lo que nos pasa por dentro?

El grupo se comunica, habla, escucha, observa. Parece que el aprendizaje surge, que hay cosas que se nos mueven por dentro, preguntas que se nos plantean a la hora de trabajar con voluntarios y voluntarias de proyección internacional.

Todo esto viene aderezado con más juegos: expresemos emociones… miedo, alegría, enamoramiento, frustración…

Tras este bloque, despedimos a Alfonso, cenamos y nos volvemos a reunir en nuestra sala habitual. Aquí se nos plantea una oferta por parte de Carmen y María, consistente en trabajar algunas de las preguntas de la libreta del formador/a en parejas, dando un paseíto nocturno. Pero parece que el cansancio se apodera del grupo, y finalmente, en consenso, decidimos responder esas preguntas de manera individual y dejar el rato de la noche para conversar un rato y luego marchar a descansar.

Ha sido un día intenso, lleno de reflexión, de poner en práctica muchas cosas, y sobre todo de traer a la memoria y al corazón muchas situaciones tanto de nuestra experiencia como de la de voluntarios y voluntarias que conocemos, así como de plantear inquietudes en nuestro futuro/presente como formadores y formadoras de voluntariado internacional.
Así, nos despedimos hasta el día siguiente para descansar y retomar fuerzas, y acoger el día que entra con ganas e ilusión por seguir compartiendo.


DOMINGO

Partimos la mañana como el día anterior… en un espacio tranquilo de oración, meditación y reflexión. Hoy somos pocas personas las que nos acercamos al espacio, quizá por la necesidad de descanso que se plantea en el grupo.
Aquí volvemos a tomar conciencia de nuestro ser, de nuestra esencia… de nuestra respiración y de nuestro cuerpo, y guardando un ratito de silencio, tan necesario para nuestra alma, nos llenamos de buena vibra para comenzar el día (como siempre, aderezado con un desayuno rico).

Al volver a vernos las caras de recién levantados y levantadas, vemos cómo estamos, qué necesitamos (en eso tenemos suerte, pues nos cuidamos mucho y estamos pendientes de aquellas cosas que puedan ir surgiendo y que sean importantes para nuestro bienestar en el seminario).

Para acabar de despejarnos y de abrir los ojos, jugamos un ratito: en el parque cercano a la casa, corremos unos/as detrás de otros/as intentando quitarnos (o ponernos) pinzas en la ropa… ¡no esperábamos esta manera de empezar el día!
También realizamos una actividad basada en la experiencia del guía y el lazarillo. Por parejas, la persona que no ve se deja guiar por la otra, que no puede hablar… sólo podemos comunicarnos a través de un rotulador que ambas sostenemos en nuestras manos. ¡Qué difícil es confiar, y comunicarse de una manera tan nueva!

Al volver, comenzamos con las ponencias del día. En primer lugar, escuchamos a María Rodríguez Elizondo, que nos habla de su labor en el Servicio de Voluntariado en Alemania.
Tocamos temas como la importancia sociopolítica del voluntariado en Alemania, los tipos de voluntariado que se suelen potenciar (kulturweit, welwärts…). Conceptos nuevos para nosotros y nosotras, pero que nos ayudan mucho a visualizar otros tipos y enfoques del voluntariado internacional desarrollado en otro país vecino.
Tras exponer preguntas, inquietudes y experiencias con respecto a la ponencia de María, hacemos un pequeño descanso, y seguimos escuchando, en este caso, a David Alonso.

David nos habla del Voluntariado Internacional y Cooperación al Desarrollo. Destacando que todo se basa en nombres, rostros, personas y no sólo datos y documentos, llegamos a temas como el del objetivo de la lucha contra la pobreza y la desigualdad, la ausencia de un modelo fijo en VOLPA, las trampas a la hora de ejercer el voluntariado (paternalismo, escapismo y activismo sin causa), también hablamos de algo muy importante, que es el respaldo legal del voluntario/a internacional; algo en lo que tenemos que seguir avanzando para lograr más protección y apoyo a las personas voluntarias.

En grupo, discutimos y consensuamos algunas preguntas relacionadas con las ponencias del día, sobre todo dirigidas a los modelos del servicio de voluntariado, del voluntario en sí, del respaldo legal… compartimos nuestras ideas, nos escuchamos, y terminamos así la mañana. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada