domingo, 10 de marzo de 2013

Voluntariado Internacional: Experiencias


Desde Benín, comprometida con el mundo
Voluntariado misionero

   Mi entrada en el grupo del Voluntariado Misionero fue gracias a Amelia, directora del Colegio Mayor Ana Mogas en Salamanca. Ella me contó su experiencia en África, y me animó para conocer la misión que hace la Congregación por todo el mundo. Así que fui a Madrid, a conocer al grupo e interesarme por su desarrollo. Tras el primer encuentro supe que quería irme con las hermanas, a ser posible a África, pues desde hace mucho tiempo soñaba con ello.

   Después de dos años de formación y preparación en el grupo, y gracias al atento seguimiento de las hermanas, me informaron que podría ir a Benín, a colaborar en un centro hospitalario de Zagnanado, en mis vacaciones de verano. Y así fue. Desde aquí agradecer a todas las que me ayudasteis y estuvisteis conmigo a la hora de hacer los trámites. La fecha del viaje se acercaba y empezaron a aflorar los nervios. Toda la gente del grupo del voluntariado misionero se volcó en mandarme ánimos y confianza.

   Por fin llegó el viaje. En el aeropuerto me esperaba Dioni, que me introdujo en el país y la cultura por primera vez. Tras un día de gestiones en la capital económica llegamos a Zagnanado. La bienvenida fue espectacular. Todos nos esperaban para recibirnos, y se deshicieron en atenciones.

   En Zagnanado hay cuatro hermanas españolas: Lola que se encarga de crear escuelas en los poblados, Julia que dirige el hospital y la comunidad, Dioni que se encarga de la farmacia y la intendencia y Francisca que atiende la enfermería, los animales y la casa. Además hay cinco hermanas nativas Odette, Ginette, Alfonsine, Firmine y Viviane, que también realizan labores en el hospital. Allí me alojaba en una casita que tiene la Congregación  para los voluntarios, que compartí con Adelina, Ignacio y Mucha.

   Durante mi estancia colaboré en el servicio de farmacia y en el laboratorio. Ello me permitió estar en contacto con la gente, ver en primera línea sus necesidades, sus tristezas, una realidad que a tantos kilómetros de distancia parece impensable incluso para mí ahora que he vuelto. Me permitió compartir con la gente, tanto con los enfermos como con el personal nativo, pero sobre todo me permitió aprender. Yo por mi parte intenté ayudar.




   Ha sido una de las experiencias más enriquecedoras de mi vida y me hace ser más consciente y comprometida con el mundo que nos rodea. Gracias por permitirme vivirla. MUCHAS GRACIAS
Carmen Jiménez

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada